Qué hay en tu té?

NATURAL VS. SABORIZADO: Una reflexión sobre lo que ponemos en nuestra taza.

Saborizadovsnatural

Una de las cosas mas bellas del té y las tisanas es la variedad y sabores sorprendentes que estas mezclas de hierbas nos pueden brindar. No sé si alguien alguna vez se lo ha planteado o siquiera se dio cuenta, pero los tés saborizados que venden en casi todos lados, tienen un sabor sintético  y poco natural, al menos para mí. Salvo algunas excepciones, todos son artificiales. Incluso si parecen tener pedazos de frutas y otras cosas para parecer lo contrario, generalmente no es el fruto el que le da el color, aroma o sabor al té. Sólo basta con leer las letras pequeñas en el packaging (si es que lo especifican), siempre aparecerá “saborizado”. 
Estos aromatizantes y realzadores de sabor son agregados que hacen que vayamos perdiendo nuestra capacidad para sentir los aromas y sabores naturales más sutiles del té y todos los componentes del blend en infusión que estamos bebiendo. Ni hablar del daño que nos hacen al ser aditivos químicos y sintéticos, pero ese ya es otro tema.
Es verdad que amo los aceites esenciales puros, destilados de plantas, cortezas, frutos y flores.  Muchas veces los he usado para cosmética casera, como aromaterapia e incluso para cocinar, pero me parece que en las infusiones no debemos abusar de ellos. Como en todo, tiene que haber un equilibrio. Por eso cuando me acerco a algún té saborizado con esencias naturales, (hay muy pocos hoy en día) no puedo resistirme a esos aromas… es que despiertan muchas sensaciones bellas! Pero después pienso: ¿realmente quiero tomar esto que parece más un perfume que una infusión?
… No gracias, paso.
Lo más hermoso del té es que es una hoja de un arbusto, la ponés en tu taza con agua caliente y ya tenés una experiencia deliciosa. Así de simple. Si querés sabores, le agregás hierbas, especias, frutos, creatividad.
¿Para qué disfrazar el verdadero sabor?

Tama  F.